La Nube, Parte 1/2

Introducción

A estas alturas, lo más probable es que casi todos hemos escuchado “La Nube” (The Cloud o quizás Cloud Computing) en algún reportaje. ¿Qué es la nube? ¿De donde viene? Y quizás más importante ¿Cómo la puedo aprovechar?

La descripción más básica de la nube es que es un recurso que nosotros como clientes podemos usar. Tres tipos de recursos son:

1. Algún elemento de hardware
2. Almacenamiento
3. Servicios

Quizás algunos digan “Bueno, el almacenamiento es un disco rígido y éste a su vez es un elemento de hardware.” Aunque esto es correcto, prefiero hacer la distinción. Quizás podamos decir que el almacenamiento es un elemento de hardware, pero definitivamente no podemos decir que un elemento de hardware sea un disco rígido.

El tercer elemento es quizás el más interesante y deseado por las empresas grandes. Cuando uno habla de servicios, puede referirse a procesos que se pueden realizar en la nube en lugar de hacerse dentro de la oficina. Normalmente este tipo de servicio involucra llevar el control de algún elemento de la empresa, tal como la nómina, administración de documentos, colaboración, contabilidad y otros elementos que son el pan del día corporativo.

Para contestar las otras dos preguntas hay que regresar en el tiempo par entender el concepto de la nube.

En el inicio

Hace 50 años el panorama computacional era muy diferente. Esta era la época cuando el mundo científico y militar se estaba dando cuenta de la importancia de las computadoras. En aquel tiempo una computadora se conocía como el “mainframe”. Luego hubo otro tipo que  se llamó “mini computer”. El mainframe era una computadora que fácilmente ocupaba un piso entero de un edificio. La computadora costaba millones de dólares, al igual que su instalación y su mantenimiento. Pocas empresas privadas tenían el soporte financiero para contar con una de estas computadoras.

Para que el mayor número de gente pudiera aprovechar la computadora, se diseño para que se le pudieran conectar terminales. Las terminales eran similares a nuestras computadoras de hoy en que tenían un teclado y un monitor, pero hasta ahí llega la similitud. Mientras que nuestras computadoras de hoy cuentan con memoria, procesador y almacenaje, las terminales sólo eran un teclado y monitor. Varias terminales se podían conectar al mainframe y los usuarios las usaban para darle instrucciones a éste.

Esto es importante porque en este momento inició la división entre lo que es la estación de trabajo, o sea, donde el usuario escribe en el teclado y ve las imágenes en el monitor y donde radica el hardware que realizará el procesamiento y el almacenaje. Este esquema era ideal en aquella época porque una computadora (muy cara) podía compartirse entre mucha gente. Las terminales tenían únicamente dos propósitos:

1. Permitir que el usuario ingresara y enviara comandos a la computadora
2. Permitirle a la computadora desplegar información en la pantalla.

Debido al alto costo de las computadoras surgió otro mercado: Rentar tiempo de procesamiento. Si una empresa que no podía pagar el alto costo de la computadora necesitaba realizar algún proceso, iba con otra empresa que sí tenía una computadora y le pedía que le rentara el tiempo para realizar el proceso.

Tal como hubo adelantos en la tecnología se encontró la forma de instalar terminales en las empresas más chicas. Estas terminales estaban conectadas al mainframe usando una comunicación en serie. Para esto la terminal estaba conectada a un dispositivo que convertía los datos de la terminal a pulso eléctricos y los enviaba al mainframe, típicamente utilizando una línea telefónica o similar. Este mismo dispositivo recibía los datos del mainframe y los convertía a señales que eran compatibles con las terminales.

Hoy, este dispositivo convertidor lo conocemos como “MODEM”.

Bajo este esquema el usuario tenía a la terminal frente a él (o ella) y el recurso estaba localizado en otra ubicación, siendo ésta en otra oficina o hasta en otro edificio.

La computadora personal

Sólo basta con avanzar 10 – 15 años para encontrarnos con un esquema totalmente diferente. Ahora, se buscaba que el usuario tuviera la computadora entera en frente  de él o ella. La computadora era sólo para un usuario. Cada usuario tenía su propia computadora. A esta se le llamó la computadora personal (por razones obvias). Ahora, todos los recursos eran para uso exclusivo de una persona y cualquier dispositivo que se necesitara simplemente se conectaba a la computadora.

Computadoras tal como la Altair, IMSAI, TRS-80 y Apple (entre otras) fueron los pioneros. El costo de comprar y tener una computadora bajó radicalmente. Cualquiera con $1,000 – $2,000 USD podía darse el lujo de ser dueños de una computadora completamente funcional.

La red local

Corporativos grandes y chicos vieron el beneficio de las computadoras personales. Las dos marcas más vendidas eran Apple e IBM. Brincamos otros 5 a 10 años. La IBM PC XT y AT y la Apple IIe estaban a la vanguardia. Microsoft comenzaba a tomar forma con su sistema operativo MS-DOS y actualmente estaba desarrollando un ambiente de trabajo que iba a revolucionar como se usaban las computadoras personales.

Aún con los adelantos en el ramo de la computación los corporativos veían un problema. Cada computadora era un mundo de información aislado. Si un empleado quería compartir información con otros empleados tenía que copiarla a un disco, llevarla  al otro empleado y por fin el otro empleado tenía que copiar la información del disco flexible a su computadora. Aún esto funcionaba con grupos pequeños que manejaban poca información, definitivamente se necesitaba otro esquema que pudiera crecer según las necesidades de la compañía.

La tecnología seguía avanzando y en esta época surgió la red local. Se encontró la forma de que una computadora se pudiera comunicar con otra para intercambiar información. Lo único que era necesario era instalarle a la computadora una tarjeta electrón que tenía un conectar para un cable. Este cable se conectaba a otra computadora o a un dispositivo central. Conectando varias computadoras se creo una red. Otros adelantos incluyeron dispositivos que podían incrementar el tamaño de la red y otros que permitían que una red se pudiera comunicar con otra.

Luego surgió la idea del “servidor” Un servidor era una computadora central donde las demás computadoras podían guardar su información. Programas especiales reconocían la red y el servidor y podían leer y escribir datos a este punto central. Ahora un usuario podía consultar datos que otro usuario había capturado sin importar si estaba en el cubículo de al lado o en otro edificio en otra ciudad.

Un ejemplo básico de una red local incluyendo servidor.

Tal como hubo adelantos más tareas se le cargaron al servidor. Programas especiales permitían que las estaciones (o clientes) que estaban en la red pudieran enviarle instrucciones al servidor y el servidor atendía cada solicitud y le respondía a la estación o cliente con lo solicitado. Además, se le podían conectar dispositivos caros al servidor, tal como discos rígidos de alta capacidad e impresoras, y éstos se podían compartir con las demás computadoras que estuvieran dentro de la red local. A este esquema se le nombró cliente/servidor.

Via TuTecnologia

votar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Mejor calificado

A %d blogueros les gusta esto: